Diferencia entre logopeda y maestro de audición y lenguaje

Se ha dado muchos casos en el colegio que, cuando un niño ha presentado dificultades en el aprendizaje o en el habla, un tutor o responsable educador se haya reunido con los padres para notificar la importancia de ayudar al pequeño/a con un maestro de audición y lenguaje ((también denominado bajo las siglas AL) en el mismo centro para recibir el apoyo necesario.

Y que, después de un periodo de apoyo al niño/a con el AL, se vuelvan a reunir para notificar que el pequeño/a debe ser derivado a un logopeda. Entonces los padres se preguntan si esto es realmente necesario si ya cuenta el niño/a con un maestro de audición y lenguaje. Si, lo es. El AL, con carácter general, es el profesional encargado de apoyar y adaptar materiales y aprendizajes curriculares, pero no interfiere en la rehabilitación y sus procesos.

Y aquí surge la duda: ¿no es lo mismo un logopeda que un maestro de audición y lenguaje?.

No, aunque coincidan en varios aspectos, no hablamos del mismo profesional.

Para resolver esta duda, lo mejor es destacar las diferencias entre ambos profesionales:

 

Diferencias entre logopeda y maestro de audición y lenguaje

Titulación

Un logopeda es un “profesional sanitario encargado de prevenir, evaluar y recuperar los trastornos de la audición, el lenguaje y la fonación del individuo, mediante técnicas terapéuticas propias de su disciplina”. (Definición reflejada en la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias LOPS 44/2003 de 21 de noviembre).

Por su parte, el maestro/a de audición y lenguaje (AL) es una profesión educativa, una especialidad de magisterio.

Instalaciones empleadas

Cabe señalar, en primera instancia, que un logopeda no ejerce en un colegio público, sino en colegios y centros privados, hospitales, clínicas, colegios de educación especial… y trabaja en colaboración estrecha con profesionales de pedagogía terapéutica (PT) o técnicos en integración social.

Por su parte, el maestro de audición y lenguaje trabaja únicamente en colegios y centros públicos.

Perfil de sus pacientes

Los logopedas ofrecen tratamiento a pacientes de todas las edades, que comprenden desde neonatos hasta adultos mayores y ancianos.

Por su parte, el AL sólo ejerce sobre niños en edad escolar en la etapa infantil y primaria.

Tratamientos

El AL tratará aquellas alteraciones del lenguaje que es posible que interfieran de manera negativa en el aprendizaje escolar del niño/a, por lo que ofrece toda clase de recursos con actividades y materiales curriculares para ayudar al pequeño/a. Entre los niños/as que requieran de su apoyo, están aquellos que tengan TEA, discapacidad auditiva, motriz o cognitiva; o con trastornos de la conducta, el habla o del lenguaje, entre otros.

Mientras tanto, el logopeda trata todo tipo de trastorno del lenguaje, sea cual sea su naturaleza, independientemente de si afecta al aprendizaje escolar o no.

Funciones

El logopeda será el encargado de prevenir, detectar, evaluar, diagnosticar y tratar cualquier problema de habla, lenguaje, audición, voz, comunicación y deglución. Para ello, realizará una intervención y tratamiento propiamente clínicos. Existen tratamiento específicos de la logopedia que un AL no puede emplear, como por ejemplo la terapia miofuncional, entre otras.

Además, tratará el desarrollo de habilidades lingüísticas y del pensamiento, aplicará sistemas alternativos de comunicación, de la neurología del lenguaje o de la psicomotricidad, ya que también son áreas de intervención en logopedia

El maestro/a de audición y lenguaje (AL) realizará los mismos procesos pero únicamente para alteraciones propias del lenguaje, y en el que empleará intervenciones y tratamientos estrictamente educativos. Al ejercer en colegios públicos, aquellos aspirantes a AL deberán presentarse y aprobar a una oposición.

Este preparador de oposición de audición y lenguaje (AL) profesional, asegura que mediante la formación online y la constancia, ayudará mucho al estudiante a aprobar su ansiada plaza.

 

Anotaciones para padres y centros escolares

Aunque existen varias diferencias entre ambos profesionales, si deberán trabajar codo con codo para el tratamiento del lenguaje del niño/a.

El centro escolar publico deberá informar a los padres que el niño será apoyado por un maestro/a de audición y lenguaje (AL), no un logopeda.

En el caso que sea un centro público, los responsables (educadores, dirección, tutores, etc.) de informar a los padres de que el niño/a debería ser derivado a un logopeda cuando actualmente estaría siendo por un maestro/a de audición y lenguaje (AL), deberán explicar las diferencias entre los dos profesionales y cuáles serán sus intervenciones y tratamientos específicos en beneficio del desarrollo del niño/a.